Las Mareas Verdes Encabezado_Icono
Cartografía de la controversia :
Una objetividad de segundo rango


Bienvenidos   Presentación Controversia Actores Recursos Conclusion  


               
   
Alga Conclusión.

   

Conclusion

   

 

Trabajar sobre este proyecto fue para nosotros una experiencia completamente enriquecedora. Después de la efervescencia de las investigaciones y conversaciones varios elementos nos afectaron.

Los protagonistas locales, directememt implicados en la controversia, tienen todos el sentimiento que «algo los supera», ya sea que se trate de los agricultores o alcaldes, todos se sienten instrumentalizados, por los medios de comunicación y las instancias de toma de decisiones superiores. Los reproches hechos a las decisiones tomadas en París fueron recurrentes, y por la mayoría de los actores. Este sentimiento de ser manipulados, de no controlar nada, genera reacciones variadas. El alcalde de Plestin-les-Grèves quería ser optimista, el de Saint Michel en Grève, al contrario, nos pareció resignado. Pesimistas u optimistas, todos «tienen hastío».

Ante este sentimiento general, las soluciones esbozadas siguen siendo pocas, sobre todo que éstas no son consensuales. Profundizar en las investigaciones agronómicas para permiten a los agricultores intensivos para la propia producción parece ser un punto de acuerdo, sin embargo ante el imperativo de competitividad económica en el liberalismo ambiente, los agricultores están atenazados. Tener conciencia del problema no basta, puesto que se trata de encontrar alternativas materiales satisfactorias para todos.

Los conflictos de interés múltiples, las numerosas divergencias raramente superponibles, vuelven la construcción de un consenso muy delicado. Como no sirve de nada desvertir a Paul para vestir a Jean, la tendencia es a la inercia o a las declaraciones formales.

La entrada de la UE en el debate, en particular, por medio de la Directiva Nitratos, lista para imponer sanciones financieras a Francia si no cumple los objetivos fijados, se reconoce como saludable. Del otro lado, la Política Agrícola Común, manejada por esta misma UE, está fuertemente criticada : las subvenciones se conceden a los agricultores que practican una agricultura intensiva mientras que los agricultores que prefieren «hacer a hierba», (es decir, utilizar hierba para alimentar a los animales en vez del maíz, que tiene un fuerte costo medioambiental) no tienen derecho.

Si los peores años parecen haber pasado, la controversia dista mucho de terminarse, como diría el alcalde de Saint Michel en Grève «cuando las cosas se mejoren realmente ya tendrán una determinada edad». No obstante, este año 2007, es un poco particular para la bahía de Lannion puesto que las algas están casi ausentes este año debido, parece, a una fuerte tormenta que provoca el enterramiento de las algas bajo la arena e impide por lo tanto su proliferación.

Una cosa es segura, es que las algas por su presencia tuvieron una influencia social sobre los protagonistas: tomando como caballo de batalla visible a los ecologistas, llevando a los agricultores a trasladarse lentamente del «modelo agrícola bretón» productivista fuera-del-suelo, impulsando el desarrollo de nuevos sectores industriales, poniendo a los electos ante sus responsabilidades… las algas cambiaron la cosmogonía bretona de manera duradera.

 

   
   
Alga ¿Cómo va a evolucionar la controversia?

   
   

Por lo compleja que sea, la controversia está en mutación. Francia, condenada en el 2001 por 37 captaciones con excedentes de nitratos va seguramente a ser condenada por 9 de ellos que, en el 2007 exceden aún la tasa europea de los 50 mg/L de nitratos. Sobre el frente de los fosfatos, el Estado prohibió por un decreto de marzo de 2007 la comercialización de detergentes cargados con fosfatos (4% actualmente).

Este Estado, cuyos muchos actores habían señalado el entorpecimiento está consiguiendo salir del apuro, forzado por la Unión Europea, pidiendo un esfuerzo considerable e inmediato a los agricultores de algunas cuencas vertientes que desfallecen: ¿cómo se va a definir esto?

El regaño de los agricultores persiste. El regaño de los ecologistas también, que gritan a la “rotura del termómetro” y a las medidas hipócritas. Estas mismas asociaciones ecológicas (Alto a las mareas verdes y otras) llevan actualmente un combate jurídico contra el Estado: ¿vamos mañana hacia otra condena interna?

Sobre el frente de la revalorización, la aventura Olmix, portadora tanto de esperanzas de desarrollo económico, como de temor que se olvide que las algas son una molestia, se conjuga actualmente siempre en singular.

Si la situación evoluciona, según algunos protagonistas, hacia sentido común, no es necesario, como lo señala el CEVA, asignarlo todo a las políticas preventivas : el fenómeno conoce una variabilidad muy importante de un año al otro en función del clima : así pues, si no hay por el momento Algas sobre Grève en la bahía de Lannion, nada es menos seguro que allí no habrá mañana, o el año próximo …

Post Scriptum :
Finalmente, si nosotras nos concentramos en las Mareas Verdes como fenómeno local en Bretaña, no necesariamente olvidamos que a nivel mundial otros lugares están afectados. Las soluciones encontradas en Bretaña podrán quizá servir de modelo en el extranjero, y viceversa.

Post-Post-Scriptum :
Totalizando un número de horas de trabajo indecente, este sitio y este proyecto fue madurado y macerado durante este cuarto semestre de nuestro doble recorrido. Proyecto único, que, es de esperar, llame a otros del mismo género, nuestro sitio-controversia no es por consiguente perfecto. Para citar a uno de unos nuestros respetados profesores, este sitio «es nuestro bebé, puede no ser bonito, pero lo amamos, lo defendemos» y desde luego, nos ponemos a su disposición para cualquier comentario.

mareesvertes@gmail.com