bruno LaTour - cartografia DE las CONTROVERSIAS 01 02

POBRE EPISTEMOLOGÍA

 
 

Bruno Latour
Cartografía de las controversias*

 

 

 

Pobre epistemología

Especialmente este "Punto" es admirable... No hay nada antes: la ciencia cae del cielo como maná celestial. No hay nada después: una vez que ella habla, es necesario callarse. Si es verdad que los buenos sentimientos no hacen buena literatura, en realidad tampoco con una epistemología tan atroz . El respetuoso silencio que sigue, según nuestro adulón, el enunciado de la "verdad científica" que "se impone" a todos, no debe ayudar demasiado a comprender las dificultades, los errores, los sobre-saltos, las incertidumbres y, sobre todo, el interés mismo de la pesquisa. ¡Lo que jamás los agnósticos aceptarían de la religión, la política o el derecho, lo engullen como una evidencia cuando se trata de clonación! Es afortunado que otros autores, menos sujetos a los dogmas, hayan visto en las ciencias un recurso mucho más profundo de innovaciones en la literatura.2

Es tentador para los investigadores científicos, los tecnólogos, los inventores y los empresarios, sentirse halagado por tal infalibilidad. No es, básicamente, en este "Punto". ¿que ellos sueñan muy en secreto? "¡Ah, —se dicen— si mi innovación, mi programa de investigación, mi programa informático se pudiera imponer de manera incuestionable como verdad absoluta que haga arrodillarse a los escépticos!"

  Powell
 
Houellebecq  

"Me costó mucho tiempo admitirlo, pero la filosofía está incluida en la literatura, y no es la literatura la que dice la verdad. Sólo la ciencia dice la verdad. Y su verdad se impone". Tal es la idea que se hace de las investigaciones científicas y técnicas este novelista de reputación sulfurosa. Y para que todo quede claro, añade "Estoy triste [... ] pero es la ciencia la que dice la verdad. Punto.“1. Un poco schokeado, a pesar de su feliz admiración, por este dogma de infalibilidad en la boca de un nihilista reconocido, el periodista le pregunta, con cierto humor, porqué el no-feliz Houellebecq (ya que se trata de él) no está à la paillasse [holgazaneando] en un laboratorio antes de escribir novelas que no pueden ser, según sus mismas declaraciones, más que perfectas farsas. ¡A lo qué el autor responde : que no sabe hacer ninguna otra cosa!
__________________
*. Artículo aparecido en la Revista Technology Review (page: http://www.technologyreview.fr/?id=65.
1. Michel Houellebecq, Le Monde, 21-22 agosto 2005.
2. Por ejemplo Richard Powers, Arar la obscuridad, Farrar, Strauss y Giroux, 2000 ; o Michael Frayn, Copenhague, Actes Sud, 1999.

               
 
  glosario         01— 08  
inicioatrasavance