PASTEUR Y POUCHET: HETEROGÉNESIS DE LA HISTORIA DE LAS CIENCIAS
03
04
INTRODUCCIÓN
 
     

Si contemplamos las ciencias desde el exterior, a menudo parecen inaccesibles y frías. Por suerte, las controversias entre cientificos ofrecen una puerta abierta a ese mundo y al calor de la historia. Cuando examinamos la historia natural de las controversias eruditas, reconocemos varios casos típicos que podemos agrupar grosso modo en dos categorías. Por una parte, algunas controversias se limitan a lo que llamamos foros oficiales (Academia, prensa especializada, grupos de expertos); otras desbordan ampliamente en foros llamados oficiosos (prensa general, tribunales, Parlamento, opinión pública). La discusión sobre la cantidad de neutrinos que emite el sol forma parte del primer grupo, la que aborda el modo de transmisión del SIDA pertenece sin duda al segundo.

Todas las controversias, sean oficiales u oficiosas, pueden dirimirse de dos maneras. Algunas acaban con un rechazo implícito, es decir, se abandona una opinión sin que existan indicios claros de dicho abandono; la controversia se desvanece en el horizonte, se extingue por asfixia o se olvida a medi-

   

da que toma el relevo otra generación adiestrada en otros métodos. Otras, en cambio, son objeto de un rechazo explícito (ensayos cruciales, medallas, leyes y normativas, jurados, informes, juicios). La polémica relativa a los OVNI (objetos volantes no identificados) se mantiene en el foro oficioso y sólo recibe esporádicamente rechazos explícitos, que podrían poner fin, de una vez por todas, al debate. Por el contrario, la feroz controversia entre Antoine Laurent de Lavoisier y Georg Ernst Stahl (véase Lavoisier: una revolución científica), fue sancionada explícitamente por toda la comunidad científica. Pero lo realmente interesante es al examinar el movimiento, en ocasiones muy complejo, de una misma controversia. Por ejemplo, el peligro de las radiaciones nucleares en pequeñas dosis ha experimentado numerosas idas y venidas y, a pesar de los diversos «finales» que se le han atribuído, no ha dejado de salir de nuevo a la palestra. Lo mismo ocurre con los distintos debates sobre el carácter hereditario de la inteligencia, que concluyen y arracan de nuevo, pasando de un foro a otro. El diagrama de la figura (arriba-izquierda) resume los cuatro cuadrantes en los que puede enmarcarse una controversia.

En este capítulo, abordaremos una controversia ejemplar, la que enfrentó, a mediados del siglo XIX, a Louis Pasteur y a Félix-Archiméde Pouchet, relativa a la posible presencia de la generación espontánea de seres vivos microscópicos en un laboratorio.

 

 

 
               
 
  glosario  

 

       
volveratras