COMPONIENDO LAS COSAS PÚBLICAS
69
70
EL FANTASMA PUBLICO
 
     

¡Pero ahora que nos hemos realmente globalizado, ya no hay ningún globo! Un ejemplo, cuando el cartógrafo Mercator convirtió el Atlas de un gigante distorsionado que soporta la Tierra en su hombro, en un silencioso y asentado científico que sostiene el planeta en su mano, éste fue probablemente el momento cuando la globalización estaba en su cenit. Y todavía el mundo en 1608 era escasamente conocido y las personas permanecían apartadas. Todavía, cada nueva tierra, cada nueva civilización, cada nueva diferencia podría localizarse, situada, habitada, sin mucha sorpresa dentro de la casa transparente de la Naturaleza. Pero ahora que el mundo es conocido, las personas se juntan por hechos violentos, aun cuando ellas desean disentir y no estar conectadas. No hay nada global ya para congregarlos. La mejor prueba es que hay personas que arman demostraciones contra la globalización. Lo global no los arrebata. La globalización está simultáneamente en su máximo y el globo en su nadir. Hay muchos blogs pero ningún globo.

Y todavía, estamos todos en el mismo barco, o al menos en la misma flotilla. Para usar la metáfora de Neurath, la cuestión es ¿cómo reconstruirla mientras estamos cruzando con élla? ¿O más bien, cómo podemos hacerla navegar cuándo está hecha de una flota de divergencias pero ya entrelazadas las barcazas? ¿En otros términos, podemos superar la multiplicidad de modos de congregar y fingir, y todavía plantear la cuestión de un mundo común? ¿Podemos hacer una asamblea de todas las diversas asambleas en las que ya estamos inmersos?

 

 

  estamos entrampados?  


 
EL FANTASMA PÚBLICO

El lamento es bien conocido: "¡El Gran Pan está muerto!".   La naturaleza, este parlamento vasto y silencioso dónde todas las criaturas se pondrían en orden grada tras grada desde la más grande a la más pequeña; este magnífico anfiteatro que ofrece a los torpes políticos un perfecto y exitoso original de lo que es racional y lo que es irracional; este gran parlamento de la naturaleza se ha desmoronado tanto como la Torre de Babel 73.  La filosofía política siempre ha intentado sostener sus frágiles intuiciones sobre el modelo poderoso y sólido de alguna otra ciencia: se parece en todo a la metáfora del organismo en la que el cerebro ha sido juzgado [ver más en 74, ndt]. Ha sido una tarea continua : ¿Cómo reemplazar la ocupación peligrosa de la política por el conocimiento serio y seguro de alguna ciencia mejor establecida? Y ha fallado continuamente.

Un entrecruzado de metáforas desde Menenio Agripa en la “Fábula de los Miembros y el Estómago”74 a la contemporánea socio-biología y cibernética 75, han intentado abrochar a las pobres asambleas de humanos a la realidad sólida de la naturaleza. Todos los órganos del cuerpo han sido
__________________________

73. John Tresch, este volumen, capítulo 6.
74. William Shakespeare, citada en este volumen, capítulo 3.
75. Edén Medina, este volumen, capítulo 12.

 

LOS MIEMBROS Y EL ESTÓMAGO
Menenio Agripa, (S. V a. C.), Italia.

“Antaño, los miembros humanos se dieron cuenta de que el estómago
permanecía ocioso y, en desacuerdo con él,
tramaron una conjura contra dicha víscera:
las manos dejaron de llevar el alimento a la boca; la boca dejó de recibirlo; los dientes dejaron de masticarlo.
Pero al intentar aplacar al estómago, ellos mismos se hallaron desfallecidos y el cuerpo entero quedó sumido en una extrema laxitud. Con lo cual se demostró que la función
del estómago no era de despreciar, ya que él era quien distribuía los alimentos por todo el cuerpo; así los demás miembros volvieron a hacer las paces con él.

Del mismo modo, el Senado y el pueblo,
como si fueran un solo ser, se debilitan con la discordia y se fortalecen con la concordia.”

               
 
  glosario            
atrasavance