POLITICAS DE LA NATURALEZA
63
64
CAPÍTULO II - UN COLECTIVO MAS O MENOS ARTICULADO
 
 

31. Es una de las contribuciones de la filosofía de Stengers Isabelle haber mos-trado que las ciencias sociales se volverían finalmente científicas si ellas aceptaban «tratar a los humanos como a las cosas» - es decir, paradojicamente, con todo el respeto por el cuál un investigador de las ciencias llamadas «duras» permite dejarse sorprender por las resis-tencias de su objeto de estudio de STENGERS Isabelle (1996), Cosmopolitiques, Paris, La Découverte-Les Empêcheurs de penser en rond;. ¡La indiferencia de los no-humanos los protege contra la objetivación, cuando los humanos siempre ansiosos de hacer bien (sobre todo cuando un delantal blanco les pide que imiten un objeto) no saben defenderse contra el alistamiento en la objetivación, que demuestra por otra parte por su imitación perfecta al rol antropomórfico y polémico de la objetividad! El argumento está más desarrollado aún más en (continúa en siguiente página)..

casos, continúa sirviéndose del alcance polémico de las nociones de objeto* y de sujeto*. Trabaja siempre como si se viviera aún en el antiguo cosmos*, con su distinción radical entre mundo sublunar y mundo supralunar. Sin embargo, era para evitar que las pasiones humanas vinieran a perturbar a los objetos* que era necesario insistir sin cesar en el «estricto respeto de causalidad».

Para convencer completamente al lector, es suficiente, nos parece, que tome seriamente este calificativo de actor* introducido en la sección anterior. Los actores se definen ante todo como los obstáculos, los escándalos, como lo que suspende el dominio, como lo que entorpece la dominación, como aquello que interrumpe el cerco y la composición* del colectivo*. Para decirlo de un modo común, los actores* humanos* y no-humanos* aparecen principalmente como los estorbos. Es por la noción de obstinación que lo invita sobretodo a definir su acción. Creer que los no-humanos* se definen por la estricta obediencia a las leyes de la causalidad, es no haber nunca seguido la lenta instalación de una experiencia en el laboratorio. Creer al contrario que los humanos* se definen de repente por la libertad, es no haber medido jamás la facilidad con la que ellos se callan y obedecen, la connivencia que ellos tienen para ese rol de objeto* al que se quiere tan a menudo reducirlos31. Repartir de golpe los roles entre el objeto* controlable y obediente por un lado, el humano* libre y terco por el otro, es negarse a buscar bajo qué condición, por cual prueba, en cual ruedo, al precio de qué labor

   

se puede, se deben intercambiar sus formidables capacidades de aparecer sobre la escena como actores* de pleno derecho, es decir, como aquéllos que prohiben la transferencia indiscutible (de la fuerza o de la razón); como los mediadores con quienes es necesario contar, como los activos cuyas virtualidades son aún desconocidas. Nosotros no decimos que es necesario fusionar los roles de los objetos* y de los sujetos* sino que se debe, como lo hicimos para la noción de discusión y para la del actor*, reemplazar la evidente repartición de los roles por una gama de incertidumbres que van desde la necesidad a la libertad. Basta con reconocer, del lado del antiguo ruedo de la naturaleza*, que las consecuencias siempre exceden ligeramente las causas y, del lado del nuevo escenario, que eso que hace actuar permanece siempre en debate, para pacificar la discusión y dar a todas las asociaciones* de humanos* y no-humanos* la cantidad mínima de realidad que invite a congregarlos.

 


(viene de la pàgina anterior).
,,,DESPRET, 1996, Naissance d'une théorie éthologique, Paris, Les Empêcheurs de penser en rond. y sobre todo en DESPRET, Vinciane (1999), Estas emociones que nos fabrican. Ethnopsychologie de la autenticidad, Paris, Les Empêcheurs de penser en rond; dónde éste devuelve un medio para ordenar los dispositivos experimentales de los psicólogos.


UN COLECTIVO MAS O MENOS ARTICULADO

Compartiendo las capacidades [habilidades] de hablar, de asociación* y de realidad entre humanos* y no-humanos*, pusimos fin al antropo-morfismo de la división objeto*/sujeto* que comprometía a todas las entidades en un combate por el control del mundo común*. No propusimos una metafísica

   
               
 
  glosario             atras avance