carttografia de la controversia
01
02
PRESENTACION
 
 

 

colectivo*

Se distingue primero de sociedad*, término que devuelve una mala distribución de los poderes; acumula así los antiguos poderes de la naturaleza* y de la sociedad* en un solo recinto antes de diferenciarse de nuevo en poderes distintos (tomar en cuenta*, ordenamiento*, control*). A pesar de su empleo en singular, el término no devuelve una unidad ya hecha, sino a un procedimiento para recolectar las asociaciones* de humanos* y de no-humanos*.

Comentarios

Si nosotros usamos la palabra colectivo* en singular, ésto no es por tanto, para señalar el mismo género de unidad que aquello implicado por la expresión de naturaleza*, y aún menos para designar una utópica «reconciliación del hombre y la naturaleza». «La» naturaleza, nosotros lo sabemos bien, no fue precisamente jamás estable, sino siempre sirviendo de compañero al irremediable astillado mundo social y humano. Sin embargo, en la palabra colectivo*, está justamente el trabajo para recolectar en un todo lo que nosotros queremos subrayar. La palabra tiene la ventaja de evocar lo que el servicio de alcantarillado / cloacas designa para la red de las pequeñas, medias y grandes «colectoras», las que permiten evacuar las aguas usadas así como para absorber las lluvias que caen sobre una gran ciudad. Esta metáfora de la cloaca máxima nos satisface perfectamente, así como todo el equipamiento de tomas de aguas, de dimensionamiento, de estación de purificación / depuración, de registro y de bocas de acceso necesarios para su mantenimiento.

Pero nosotros asociamos con materialidades, con técnicas, con institucionalidades, con saberes-hacer, con torpezas y con procedimientos a la palabra colectivo*, mejor será el empleo de : la dura labor necesaria para la composición progresiva y pública de la unidad futura será más visible.

Por la palabra colectivo* en singular, nosotros entendemos por consiguiente, no la solución al problema del número de colectivos (que nosotros abordaremos sólo en el capítulo 5); sino sólo volver a poner en marcha un problema de composición / acomodación progresiva del mundo común* que la división en dos cámaras de la vieja Constitución* no permitió ni siquiera comenzar a poner, ya que la naturaleza*, prematuramente unificada, había resuelto el problema de una vez para siempre. Nosotros no sabemos del todo si existe un solo colectivo*, tres, varias, sesenta y cinco o una infinidad. Nosotros no utilizamos la palabra para marcar una filosofía política en la que no hay más que dos atractores, uno el que haría la unidad bajo la forma de la naturaleza* y el otro el que vigilaría la multiplicidad bajo la forma de sociedades*. El colectivo* significa: todo pero no dos separados. Nos interesamos en el colectivo*, retomamos a cero la cuestión de saber como reclutar una asamblea, sin preocuparnos más de los viejos títulos aquellos que los remiten a algunos a sentarse sobre las bahías de la naturaleza*, a otros sobre las bancas de la sociedad*. En el presente capítulo, vamos a intentar definir el equipamiento de los "ciudadanos", si así se osa decir, destinados a sentarse en una única asamblea mientras que, para hilar la metáfora, siempre habían vivido hasta ahora en una sociedad de Ordenes, por Nobleza, Clero y Tercer Estado: reunir estas dos cámaras, estamos convencidos, tendrá los mismos efectos para la futura República* que el día en que el Tercer Estado, la Nobleza y el Clero se negaron a sentarse aparte y votar por el Orden.

   

Comentarios :

HBAE dice :

El colectivo podemos imaginarlo cómo constelaciones integradas en lugar de astros, por humanos y representantes humanos de los no-humanos*, a los que denominaremos Entidades.

Constelaciones

Constelacion
Constelaciones

 

 

 

 
               
 
  glosario